17 mar. 2011

Japón



Como todos sabemos, desde el viernes pasado Japón vive un pequeño caos. Y digo pequeño porque es una país muy GRANDE. Grande en espíritu, grande en fuerza, grande en corazón. No lo digo por mi pasión hacia el país nipón, sino porque es VERDAD.

Desde hace días leo en los periódicos palabras como: caos, apocalipsis, fuera de control, éxodo... ¡Por Dios! Se supone que los periodistas deben INFORMAR. Han provocado una psicosis mundial y, el resultado, ha sido miles de críticas de los ciudadanos y, sobretodo, de los ciudadanos españoles en Japón. Ellos son hoy los mejores embajadores de la tranquilidad y de la realidad nipona.

Hoy lo que debemos hacer es apoyar a Japón. No cuestionar su carácter, sus tradiciones o su tranquilidad. Son un ejemplo para todos, y más, en estos momentos.

No quiero cerrar este post sin antes mencionar a Ikusuki: un español que vive en Japón y que pone los puntos sobre las ies. Domo arigato!

El blog de Ikusuki


Nota: Como podéis ver no he puesto una imagen del desastre. Lo he hecho por respeto.

1 comentario:

Rafa dijo...

Tal y como comentaron en el canal prohibido (sep, Intereconomía): Cuando en EEUU hay una catástrofe, la peña se compra un arma, cuando pasa en Japón, la gente hace cola educadamente en los supermercados.
Me ha gustado la sensibilidad de poner ninguna foto del desastre.
Un beso, me alegra verte por aquí. Te enlazo ^_~