30 abr. 2011

6 grados de separación


La teoría es muy sencilla. Cada persona conoce de media, entre amigos, familiares y compañeros de trabajo o escuela, a unas 100 personas. Si cada uno de esos amigos, o conocidos cercanos, se relaciona con otras 100 personas, cualquier individuo puede pasar un recado a 10.000 personas más tan sólo pidiendo a un amigo que pase el mensaje a sus amigos. Es decir, estamos más cerca de JK Rowling o de la Reina de Inglaterra, de lo que nos imaginamos.

El mundo es un pañuelo y la teoría 6 grados de separación.

¿A qué viene esto? Llevo dos días medio desconectada y no por la crisis literaria del otro día. Tenía que recuperar mi vida cibernética y hoy, por fin, lo he conseguido.
Atrás dejé un flog, un par de blogs... y mucha gente. Me ha sorprendido que algunas entradas de hace cinco o más años, tuvieran hasta 30 comentarios de gente que había tropezado conmigo. Gente que no recibió respuesta, que me dejaba sus emails por si les quería escribir, gente que incluso daba por sentado que yo era escritora!! Me he quedado de piedra.
He hecho copia y he borrado todo. Menos mi primer blog. Ese no lo puedo borrar.
Atrás dejé a muchos nicks que, navegando por la red, me encontraron. Personas sin rostro, de las que no sé cómo suena su voz...

Luego, están las otras personas. Esas que, siguiendo la teoría, he conocido. Me he puesto a pensar y hay muchísimas.
En algunas relaciones yo soy el vínculo y en otras no, pero la mayoría de gente que hoy está en mi vida, antes de conocerme a mí, conocía a un amigo común. Y así sucesivamente.

Hace unos años, mi tete gallego me hacía esta pregunta: "¿Cómo es posible que le haya cogido tanto cariño a un nombre en la pantalla de mi ordenador?"
No supe que responderle. Ese nombre en su ordenador era el mío.
Pero lo cierto es, que es inevitable. Conectar con alguien, con sus sentimientos, es muy difícil. Hay que hablar el mismo idioma. Por eso no importa cómo nos encontremos. Si al final coincidimos es por algo y hay que aprovecharlo al máximo.

4 comentarios:

Rebeca dijo...

Hoy soy yo, quien se siente identificada, con el TU de la imagen, y con las palabras.

Llegué hacia tu blog, al leer el de Rocío (Carmona), y entrada a entrada, he tenido ganas de seguir leyendo.

(Perdón por la intromisión)

La vida es demasiado complicada, para no saborear las amables palabras de desconocidos que se sienten en la misma galaxia simplemente con leer unas simples palabras.

Por aquí andaré.

Un abrazo gigante, Mai.

Rebeca.

P.D: Te gustó lo que te envié por email?

Mai dijo...

Sí. En esta entrada tú eres protagonista también.
Y sí que me gustó lo que me mandaste, estoy escribiendo la respuesta ;)

Rebeca dijo...

No dejes de escribir Mai! ;-)

Me alegra saber que no lo harás...

Un besito wapa!

Rebeca.

Manuel D. "LLO" dijo...

Yo he tocado (en un escenario) con alguien, que ha tocado con alguien, que ha tocado con Eric Clapton. Qué te parece :)