13 abr. 2011

El bebé glotón y la hipocresía americana


Llevo desde el sábado arañando el tiempo para sentarme y hablaros de otra de mis pasiones, y cuando por fin lo hago, me encuentro con esta noticia.

En el programa de la FOX de O'Reilly -una de estas personas que se cree que posee la verdad absoluta- han hecho una campaña contra el muñeco español Bebé Glotón. Un muñeco al que le tienes que dar el pecho mediante un pitet o babero, para que deje de llorar. Vamos, como la vida misma.

El susodicho señor, por llamarlo de alguna forma, dice que el muñeco fomenta los embarazos no deseados y denigra a la mujer, además de forzarla a dar el pecho.
Un país como EEUU en donde aprendes a disparar antes que a hablar, donde hay más embarazos no deseados en los estados más ultraderechistas -solo hay que ver a la hija mayor de la Palin-... que vengan a darnos lecciones...¡¡manda narices!!

Cuando yo era chiquitina imitaba a mi madre. Ella le daba el pecho a mi hermano y yo hacía como que se lo daba a mi muñeca. ¿¿Dónde estaba el Bebé glotón cuando yo era pequeña?? jejejeje
Ah, por cierto, jugar a ser mamá no me provocó en NINGÚN momento quedarme embarazada con 15 años, no me ha denigrado como mujer y sobretodo tengo clarísimo, que si puedo, le daré el pecho. PORQUE QUIERO.

En fin, que como he leído, si saliera la Pe dándole el pecho a su Leo seguro que cambiaban de idea. Porque Pe es más suya, que española.

Besotes grandotes

NOTA: Si mi primita quiere uno, por Navidad tendrá uno.

5 comentarios:

Rafa del Río dijo...

Uhm Uhm Uhm... No estoy demasiado de acuerdo, espero que me lo permitas. No te voy a discutir que lo que diga O´Reilly sea cierto o no, básicamente porque no lo sé. Tendríamos que haer un estudio para saber quien tiene la razón, y ahora mismo me da pereza.
Lo que sí te digo es que el colega tiene todo el derecho del mundo a pensar como quiera sin que levantemos las manos al cielo, item más cuando vivimos en un país que durante décadas ha intentado erradicar los "juguetes violentos" porque son los causantes de los asesinatos, las violaciones, las peleas en los colegios y la crisis del gobierno.
Haces un comentario que me sorprende en alguien como tú: En un país en el que se aprende a disparar antes que a andar... o algo así. Bueno, como tópicazo no está mal, pero nada más lejos de la realidad. Desde hace décadas se ha tendido a erradicar el uso de las armas en los estados de la unión. Por supuesto que existe gente que aún educa a sus hijos en las armas, sí, pero exactamente igual que sucede aquí, en España, donde, por si no lo sabes, hay miles de chavales que usan, poseen y saben manejar perfectamente armas de fuego, con o sin consentimiento paterno.
Como te digo, no confundas a los USA de ahora con los de hace cincuenta años: la figura del paleto, del veterano, del militarista... bueno, las cosas han cambiado un poquito, especialmente desde hace diez años. Caminar a día de hoy por el área del triestado o por Atlanta no tiene absolutamente nada que ver con lo que era hace décadas, o con lo que se nos vendía que era. Así que, por favor, no me seas tan papista.
¿Mi opinión? Pues la verdad, no me gusta el muñeco. Lo siento pero es así: me daría bastate grima ver a mi sobrina de nueve años con la camiseta levantada en medio del parque mientras el muñeco le chupa el pezón. Llámame raro, pero soy así. Eso sí, me alegro por todos los pederastas de la zona, que sin duda esta primavera están de enhorabuena: vuelven las minis y los muñecos sorbepezones. Bah, qué coño, a lo mejor se lo merecen, por majetes o algo.
Y ahora en serio, no te ofendas, pero me parecen igualmente hipócritas la otra postura: la de vaya mierda los juegos violentos y ahora me quejo porque me echan pa atrás un muñeco español. Porque ná, no creo que la nacionalidad del muñeco tenga nada que ver con esto. Cuando estuve el año pasado por allí me trataron a cuerpo de rey por ser español. España está de moda, nena, a pesar de ese pequeño bastardo (me refiero al muñeco).
Por último, sin querer entrar en debate, los niños imitan a sus madres, sí, pero también imitan el mundo en el que viven: de los uno a tres años juegan con bebés que se hacen caca, como ellos; de los cuatro a cinco les va más el rollo de cambiar de ropita y los juegos de supermercados y cocinitas, a partir de los seis empieza el flipe por los transportes y las profesiones, y eso se mantiene, más o menos, añadiéndose juegos de roles y de situación.
La coña es que, a falta de muñeco, los niños usan otros elementos del entorno y a personas reales: Ya he perdido la cuenta de las veces que mis sobrinas me han cambiado los pañales. ¿A dónde voy con esto? Pues a que me parece guay y gracioso que mi sobrinilla de cuatro añitos me "cambie de pañal", pero el día que se me acerque para darme el pecho, ese día estaré convencido de que el mundo se ha ido, literalmente, a tomar por el culo.

Un besote, nena.

Mai dijo...

Joer Rafa, has escrito más tú que yo xDD
Y las niñas no le dan el pecho directamente, sino en un babero. Nadie se levanta la camiseta (ni yo de pequeña que no tenía el muñeco, lo hacía)
Eso sí, hay que decir algo al favor del señor este. Ha hecho propaganda gratuita que a la empresa alicantina le habría salido por unos 600.000 euros.
Ay, cómo te molan los americanos xDDD

Rafa del Río dijo...

Te iba a responder una cosa muy fea, pero mejor me lo ahorro y me lo guardo para la próxima actualización. Y ná, no es que me molen los "americanos" (supongo que quieres decir estadounidenses) es sólo que me hacen gracia ciertas cosas ^_~.

Rocío Carmona dijo...

Pues a mí me da pena que hayamos llegado a este punto, quiero decir, al punto en el que algo tan natural como dar el pecho sea visto como un acto con connotaciones sexuales. ¿Nos hemos preguntado para qué sirven los pechos de una mujer, más allá de como reclamo para vender revistas, yogures, pintalabios, coches...?
Los niños pasan una etapa importantísima de juego simbólico en la que aprenden imitando lo que ven. ¿Sabíais que los humanos y los primates compartimos una cosa (más)? Somos mamíferos, sí, pero no sabemos dar el pecho por instinto, tenemos que aprender a hacerlo. ¿Y cómo lo vamos a aprender si resulta que no es políticamente correcto hacerlo? Es por ideas como estas (entre otras muchas cosas) por las que muchas madres tienen enormes dificultades con sus lactancias. Supongo que la industria de los fabricantes de leche artificial está encantada con esto, claro.
Mai, me ha encantado el tema, me apasiona, muchas gracias!!

Mai dijo...

@Rocío - Ves Rocío? Eres mi hermana perdida!!!

Espero que Londres haya ido muy bien ;)

Besos

@Rafa - Miedo me das xD