23 nov. 2011

FÁBULA: LA LUCIÉRNAGA Y LA SERPIENTE


Érase una vez una serpiente que empezó a perseguir a una pequeña luciérnaga. Ésta huía rápido, sin mirar atrás, tenía pavor a la depredadora. La serpiente no desistía y la perseguía día y noche.
La luciérnaga huyó un día. Pero la serpiente no desistió.
Pasaron dos días y la caza continuaba.
Al tercer día, la luciérnaga, cansada, se detuvo y le dijo a la serpiente:
-¿Puedo hacerte 3 preguntas?
La serpiente meditó y, finalmente, le dijo:
-Ya que te voy a devorar, me parece justo.
-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
-¡No!-dijo la serpiente.
-¿Te hecho algún mal?-quiso saber la luciérnaga.
-¡No!-repitió la serpiente.
-¿Entonces? ¿Por qué quieres comerme?-inquirió la pequeña luz tintineando.
-¡Porque no soporto verte brillar!-exclamó, rabiosa, la serpiente.

¿Y a ti? ¿Te han querido devorar?... Entonces, ¡¡no dejes de brillar!!

La verdad es que no sé porqué os cuento esta fábula. El año pasado, cuando me sentí «atacada» en el trabajo, la encontré y me ayudó a asimilar mejor la envidia que me rodeaba.
La adopté como filosofía y la aplico a todo.
Además, desde hace un par de días... me da que se la tengo que contar a alguien...
Así que, independientemente de la moraleja, ¡no dejéis de brillar! Cada uno tenemos un brillo distinto, un color único... que nadie os devore, no lo permitáis.

Buenas noches, cazadores de palabras!
Buenas noches, luciérnagas!

1 comentario:

Rebeka dijo...

La envidia es muy mala. Te lo dice alguien que la ha sufrido. Hasta que no te ven hundido no paran.
Sabes que es lo bueno? Levantarse más guerrero que nunca y demostrar que somos más elegantes y mejores personas que ellos.

Por más que intente morderte la serpiente, la luciérnaga que llevas dentro siempre brillará.

Y al decirtelo a ti me lo digo a mí misma.

Me alejé de mi mundo anterior, de mi pasado como digo yo por eso mismo, y desde entonces me va mejor.

Que nadie te impida brillar. Porque en tu esencia está brillar al igual que "las estrellas" que llevas dentro del "corazón".

Porque recuerda siempre que tienes un corazón lleno de estrellas Mai.

Un abrazo gigante pequeña!!