8 dic. 2011

EL DÍA QUE MR. ROCHESTER...

...SE VOLVIÓ ATRACTIVO, EN TODOS LOS SENTIDOS.

Querida Charlotte,

Te escribo, a través del tiempo y de la distancia, con la esperanza de que te hagas una idea de cómo van las cosas por aquí. En el sentido literario, claro. Si te cuento cómo van a nivel social, económico y demás... casi, casi, te envidiamos y todo.
Por desgracia, te fuiste antes de ver como los hermanos Lumière inventaban el proyector de cine. Para que me entiendas. El cine es el lugar al que vamos a ver historias en movimiento. Es como si alguien las leyera en voz alta y cambiara su tono de voz y su registro, según el personaje. Seguro que tú, Emily, Anne y Branwell lo hicisteis a menudo.
Pues bien. Sesenta y siete años después de que Jane Eyre fuera publicada, la llevaron al cine por primera vez. Y digo «por primera» porque, entre versión y versión, llevamos una veintena. Sin contar musicales, obras de teatro, comics, libros ilustrados y toda clase de diseños (vestuario, joyas...) e historias «inspiradas en». Espera, espera, que hay más. También se han escrito ensayos (algunos buenos, otros malísimos... uno, sobre tu vida, interesante y aburrido a la vez. ¿Adivinas quién lo escribió?) y, por supuesto, novelas que, sin poder evitarlo, sus autores te admiran tanto, que tu libro de Jane Eyre es protagonista sin pretenderlo (¡¡Pedazo subordinada que acabo de hacer!! ¡¡A saber si las comas están en su sitio!!; en fin, sigamos).
Por haber, hay hasta una versión de cine hindú (Sangdil, 1952).

Si eso, para ti, ya es abrumador. ¡Qué decir de tus lectores! En los foros de literatura, el debate está servido. Hay, aunque no se reconozca mucho, un pique entre Austenianas y Brontenianas (en realidad, a todas nos gustan las obras de todas).
Son estas lectoras fieles (también ellos) las que más se indignan con los productores (señores que sólo miran por su bolsillo) Analizan frase por frase, escena a escena, encuentran fallos hasta en las comas (imagínate si escribiese yo el guión) y, por supuesto, se indignan. Mucho. No sé si tanto como yo. Pero casi, casi.
Como lectora entusiasta de tu obra, he visto todas las versiones a las que he podido acceder. Es decir, unas cuatro.
Y para qué seguir prolongando mi veredicto: Soy fan de Jane Eyre (2006).

[Nota para mis lectores: ¡¡Qué queréis!! ¡¡A ella todavía no se lo había dicho!!]

Es verdad que cuenta con la ventaja de que no es una película (duran unas 2 horas... 4 si son hindús) y que, por lo tanto, han podido detenerse en los pequeños detalles, se ha trabajado mucho el lenguaje corporal de los actores (vamos, los han exprimido como naranjas)...

Decidí en su día que jamás volvería a ver otra adaptación y, justo en ese preciso momento, Hollywood anunció una nueva.
Hollywood es un grupo de gente que le gusta destrozar los mitos europeos y las obras de autores no-norteamericanos. ¡Y a Dios gracias! En esta ocasión, al parecer, la BBC ha puesto un poco la cucharada...

Y aquí, empieza mi crítica a la nueva Jane Eyre (2011)

El señor Rochester ha tenido infinidad de rostros. Así, a bote pronto (vamos, «sobre la marcha»): Orson Welles, Charlton Heston, Timothy Dalton, William Hurt, Ciaran Hinds y los dos últimos, adorados por mi persona, Toby Stephens y Michael Fassbender.

Te voy a hablar de Michael.

Cuando tú describías a Edward Rochester, lo hacías como un ser amargado, cínico, brusco, retorcido, oscuro y poco atractivo. Feo, directamente.
Pues no te han hecho caso NUNCA. Que sí, que para gustos colores, pero ninguno como el último (ni siquiera Toby) y para muestra, un botón:

En su defensa diré que su actuación -lejos de encajar en el personaje- ha sido bastante aceptable. Digo «lejos» porque parecía de todo menos ofuscado por su vida, y no terminaba de tener esa chispa que caracteriza al señor Rochester. Vamos, que han querido darle un toque Darcy-sex-symbol. Sale de refilón su trasero (¡¡Despistadas!!) y le queda muy bien el vestuario victoriano (a él y a Toby, a Colin, a Gerald... a todos, en general)

Pero voy a quitar la tirita de una vez. Con un poco de suerte, duele menos.

Jane Eyre (2011) es un corta y pega. No puedes evitar cierta sensación de dejà vú escena tras escena. Que sí, que vale, que no se puede ser original y que es normal. Pero es que, en mi humilde opinión, no costaba nada esperarse diez años para rodar otra película. Sólo para que nos olvidáramos de las otras.
Aunque de poco les ha servido con Orgullo y Prejuicio y, aprovechando que lo menciono, ¿qué eran esas escena bucólicas, cámara en mano, llenas de flores, como si estuviéramos en un día soleado paseando por la campiña inglesa? ¡No es Orgullo y Prejuicio! ¡Es Jane Eyre! ¡Es oscuridad! Tormento, traición, desesperación... ¡¡Había demasiada luz!! Se distinguían todas las habitaciones de Haddon Hall (Haddon Hall es una fortificación medieval donde se han rodado las tres últimas Jane Eyre (1995, 2006 y la presente), Orgullo y Prejuicio (2005) y unas cuantas más)
La película es lenta y, por desgracia, Mia Wasikowska es totalmente plana, salvo en los momentos de desesperación. No sonríe y Jane sí que lo hace. La fuerza de los sentimientos debería de caer en ella. Jane es la protagonista, ella cuenta su historia en primera persona, el lector pasa por todos los estados sentimentales posibles... y, esta vez, no lo ha conseguido. Veía Jane como... no veía a Jane.
Esto provoca que, dos de las escenas determinantes lleguen precipitadas, duren poco y no contengan sentimiento alguno. Te dejan vacío.

Eso sí, el peinado ese le queda fatal a todas (menos a Keira Knightley) con lo que estéticamente hablando, el aspecto de Jane se refleja bastante bien.

A ti, entre nosotras, también te quedaba un poquito mal, ¿eh?

Pero, siempre hay un pero. Hubo algo que me gustó mucho. La escena de la biblioteca. Todo (luz, escenario, actores, guión) se fusionaron para dar vida, por primera vez en una hora y media, a uno de tus capítulos.
La angustia y el dolor que transmitió Mia, la rabia y la desesperación de Michael, se equilibraron de tal forma que no pude reprimir mi satisfacción. Ahí sí que fueron Jane y Edward (sólo unos segundos, pero menos da una piedra)


Lamentablemente, querida Charlotte, voy a tener que dejarte. No tardaré mucho en volverte a escribir; eso sí, intentaré ser más breve. No sé qué me pasa que cuando escribo a un escritor, me enrollo como las persianas (esta expresión creo que no la conoces jejeje)

Con todo mi cariño y admiración, tuya siempre,
Mai

Lo mejor: Que ahora la crítica no deja de hablar de las hermanas Brontë (y por supuesto, de esta maravillosa versión) y, totalmente subjetiva... Michael Fassbender.
Lo peor: Que Jane Eyre se limite a esto.
La frase: «Eres tan frágil entre mis manos...» - Rochester.
La Escena: La biblioteca.
Mi recomendación: Id a verla. Aunque sea para entrar en los páramos donde las hermanas crearon tanta belleza. Oscura, pero belleza.

[Aunque se hayan hecho alusiones a Orgullo y Prejuicio, no confundir épocas. Jane Austen era de la regencia y Charlotte Brontë, victoriana. Por si acaso]

6 comentarios:

eternalrocksbeneath dijo...

Totalmente de acuerdo con tu crítica. La peli no aporta nada nuevo a la historia, y en mi caso, es olvidable, ni siquiera recuerdo la escena que mencionas de la biblioteca.
Quitando predilecciones por determinados actores con carisma bronteniano (ejem Toby ejem), creo que un Rochester bastante parecido al libro podría ser Ciaran Hinds - tanto en aspecto como en maneras (algo gritón, eso sí).

Rebeka dijo...

Me ha encantado tu carta a Charlotte.

Por lo que veo no te ha convencido la película. Es dificil que adapten en cine lo que tú ya te has creado una y mil veces en tu cabeza, por eso los libros son mejores, y siempre habrá algo que no te guste. Yo me he conseguido la serie de 4 capítulos que dijiste. Los veré después de leer el libro.

Email que llegó y fue contestado!

Muy buena crítica Jane Eyre.

Besos.

Mai dijo...

Prima, Ciaran lo que pasaba es eso, que gritaba mogollón. Rochester no grita :P
Y síiiiiiii!!! Toby ES Rochester (babas)

Beka, primero lee el libro, sí.

Ahora te contesto :P

Laura S.B. dijo...

Pues ni idea de que hubiesen estrenado una nueva versión de esta historia. Eso sí, después de leer las últimas entradas que has publicado me han entrado ganas de leer la novela, porque aún no lo he hecho :P

Un saludo.

Dynara dijo...

Mmmm...no puedo opinar porque no me he leido el libro ni visto la pelicula asi que lo sumo a mi lista de libros para leer. Muy buena reseña.

Un abrazo

Mai dijo...

Laura, Dynara: Os recomiendo, ardientemente, que os leáis a JE :)
Si os gustan las novelas victorianas, claro.

Besos y gracias por firmarme!!