7 ene. 2012

QUANTIC LOVE

Título: Quantic Love
Autora: Sonia Fernández-Vidal
Editorial: La Galera
Año: 2012

Laila ha terminado el instituto y, mientras decide qué carrera hacer, se marcha todo el verano a trabajar como camarera en el CERN, el centro de investigación más avanzado del mundo y el más aburrido (o al menos eso cree ella). A Laila le espera un verano rodeada de cerebritos adictos al café, que hablan en un idioma que ella no logra entender... hasta que encuentre al traductor perfecto.

Alguien dijo una vez que el amor es física y química. Mi relación con Quantic Love puede llamarse amor.
Es una historia que te aprisiona desde la primera frase hasta la última. Lo leí de un tirón, saboreando cada momento, apuntando -como Laila- cada cosa que me resultaba interesante (al final opté por anotar la página)
Entre antimateria, Big Bang, quarks, electrones que chocan, nudo gordiano (<3), neutrinos... se va tejiendo una historia de amor sencilla. Un amor con sus malos entendidos, con sus miedos y sus elucubraciones. Una historia de amor como cualquier otra, pero que alguna formula debe tener para que nos siga enganchando. Para que sigamos sufriendo con la protagonista, para que sigamos sintiendo tirria por los terceros y esas ganas de repartir bofetones para que se espabilen. Algo debe de tener el amor, sin duda.
Sin embargo, lo que de verdad me ha encantado, ha sido como la autora enlazaba la historia de amor con las explicaciones científicas. Los conocimientos físicos se van inyectando en pequeñas dosis adictivas para el lector. De forma sencilla, con ejemplos, te vas dando cuenta de que quieres más y más. Llegados a este punto he de confesar que no sabía de qué tenía más ansia; si de saber de quién se enamoraba Laila o seguir descubriendo ese mundo al que un día dije «Hasta siempre».

Quantic Love va a ser el primer éxito de este año. Lo sé sin formula matemática. Os enganchará. Os enamorará. Os atrapará su gravedad. Y desearéis leerlo una y otra, y otra, y otra vez...

Lo mejor: Empezar el 2012 con una novela así. La capacidad de Sonia, al describir, para que se detenga el tiempo. Había escenas que, de verdad, deleitan.
Lo peor: Lo peor es que La puerta de los tres cerrojos todavía no está en mi mesita de noche. Eso sí que es malo.
La frase: Uff, el eterno dilema. Me han gustado muchas, me he apuntado otras tantas... Os dejo estas, para ir abriendo boca:
«Ha olvidado la fuerza más poderosa de todas: el amor». Anciana adorable.
«Una historia de amor es como un Big Bang, debe tener un inicio. Después habrá que ver el universo que esas dos personas son capaces de crear». Alessio
«El amor entrelaza todo lo que existe en el universo». Brian
El momentazo: En la habitación de Brian...
Para poner en práctica: La teoría de la sonrisa.
Recomendada para... niñas que querían cazar estrellas y palabras y que, como electrones que chocan contra una rendija, sólo han podido cazar palabras. Y para todos los demás, también.

Esta vez no hay besos cazadores. Esta vez, como diría un buen amigo:

¡Besos cuánticos!
RESUELVE LA ECUACIÓN DEL AMOR


Aprovecho y doy las gracias, una vez más ;)

7 comentarios:

Rebeka dijo...

Preciosa reseña.

Las dos a la vez...xD

Parece que estamos más entrelazadas de lo que pensamos!jajaja

Besos cuánticos amiga!!

Mai dijo...

Yo necesito comentar este libro con un cappuccino, ¿tú, no? :P

Rebeka dijo...

Con un cappuccino, un te rojo, o lo que sea amiga!!;-)

Francesc dijo...

¡Muchas gracias, Mai, por tu amable reseña!

Me da envidia sana imaginaros a las dos, capuccino en mano, hablando de amor y física cuántica ;-)

Abrazos atómicos

Mai dijo...

¿Envidia? De eso nada. Tú te vienes al cappuccino ;)

Veritas dijo...

Acabo de leer la reseña de Rebeka y no sé que más decir jejeje. Me han encantado esas citas así que nada... Subrayado y requetesubrayado en mi lista de deseos ^^

Mai dijo...

Te encantará ;)