14 abr. 2012

PORNOGRAFÍA EMOCIONAL

Todo el mundo que lee este blog conoce la leyenda de mi blog fantasma. Ese que cerré un día porque yo misma me asusté de lo que contenía.
Esa sábana hecha jirones que un día llamé alma.
Ese trapo sucio que yo misma pisoteaba y al que hoy llamo corazón.
Tantas y tantas palabras que, un día, el miedo quiso borrar.

El miedo.
O el egoísmo... aún no los diferencio bien.

Que frena, que impera, que corta alas, que te obliga a censurar.
Que ahoga.

Y en medio de la tormenta, en medio de tanta desgracia, solo una cosa te sostiene. Solo una cosa te impulsa a luchar, te da poder: la palabra.

Alguien dijo una vez que el papel era más paciente que las personas. En su defecto, un blog.

Pero, ¿qué tendrá esta herramienta que nos vuelve adictos a la pornografía emocional?

Besos adictivos.

4 comentarios:

Rebeka dijo...

No hay nada malo en mostrar nuestras emociones mediante la palabra.
Somos sueños, somos sentimientos, somos palabras. Por lo tanto darlas a quienes nos leen no es malo.
Quizá en algunas ocasiones sea malo el uso, lo que hacen con ellas quienes nos leen.

Ahi es cuando se produciría la pornografia emocional. El mal uso de esas palabras... utilizarlas para hacernos caer, o hacernos daño.

Somos adictivos a mostrar nuestros sentimientos, porque queremos dar una parte de nosotros mismos a los demás para que las guarden en su corazón y ser alguien.

En un intento de querer ser alguien para los demás. En un intento de poder serlo. Porque no siempre nuestras palabras llegan al alma de los demás, y se quedan ahí, muertas, sin sentido.

Somos adictivos a los sentimientos de otros, porque queremos demostrarnos a nosotros mismos que no estamos solos, que hay quien siente como nosotros a pesar de los kilómetros de distancia.

Un beso amiga!!

(tarde de buscar libros xD)

Beka.

P.D: Me encantan estas entradas tan reflexivas!!;-)Me recuerdas a Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York.(y es un cumplido total porque la adoro) Podrías ser columnista!!

Mai dijo...

Querida amiga,

No sé si me parezco o no a Carrie... pero me conformo con su armario (y sus zapatos)

Jejejejeje

Mil besos

Begoña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...

En mi blog Días de lluvia dejo un enlace a esta entrada. Espero que no te moleste.

Estoy cien por cien de acuerdo con Rebeka. Y me ha encantado su exposición.
Saludos