1 may. 2012

DE ARTERIAS OBSTRUIDAS

Como esta entrada puede llevar a confusión, voy a explicar un par de cosillas.

La entrada está dividida en:
-Explicación
-Frase catastrófica, según Beka, que me sirve como excusa para introducir LA pregunta.
-Pregunta en negrita. Origen de esta entrada.
-Micro-pensamiento, aparentemente negativo, con conclusión positiva.
-Despedida

Dicho esto...

«Cuando el amor se olvida, ¿sabes tú adónde va?» G.A Bécquer

Y las palabras que no se dicen, ¿Dónde van?
Os lo diré: A las arterias.
Sí, sí. Las palabras que no decimos son como el colesterol; ahí, obstruyendo las arterias de nuestro vapuleado corazón. Al que, por cierto, hemos maltratado nosotros (pero esa es otra historia)

Hay gente que lo tiene fácil. Pasa página y punto. No mira atrás, no se hace preguntas... nada. A veces creo que esas personas, sencillamente, no sentían lo que afirmaban sentir. Quizá me equivoque, pero es la sensación que dan.
Otras, sin embargo, no lo tienen tan fácil.
Sí, siguen su camino, viven su vida, la disfrutan al máximo. Pero a veces, solo a veces, echan una mirada atrás. Una de «por el rabillo del ojo». No lo pueden evitar. Se han quedado tantas cosas en el tintero. La mayoría, palabras. Palabras que no se han dicho. Creo que es una fuerza superior a la humana, de verdad.

Y todo eso va a parar a nuestras arterias.
No obstruyáis a vuestro pobre corazón. El mío ya no lo está.

Si no podéis hablar... ¡¡abrid un blog!!

¡Besos, cazadores!

1 comentario:

Rebeka dijo...

Las palabras que no se dicen permanecen siempre con nosotros, y de alguna manera debemos dejarlas salir...
Bien en un blog, o bien un un montón de folios emborronados que nadie leerá.

El amor es algo muy complicado. A dónde va cuando se acaba es algo que aún no sé...Supongo que se perderá en algún rincón del tiempo y de nuestro corazón. Porque cuando sentimos, sea lo que sea, algo queda...

Un abrazo gigantesco amiga!!

Te quiero mucho.

Beka.