15 jun. 2012

EL DÍA QUE NACISTE

A veces pasa que conectamos con alguien.
No importa la distancia, el tiempo, nada. Simplemente, hay un contacto -real o virtual- y se produce ese encantamiento. Esa química inexplicable que te hace creer que eres de otro planeta.

A veces nos unimos por gustos, otras por disgustos... hay varios caminos.
¿El mío? Los libros.
Siempre, o casi, los libros han sido un puente para conocer personas, para tomar contacto, para tomar cariño.

Por eso no importa que tan lejos estés de mí porque siempre te tengo presente.

Querida amiga,

Hoy cumples años. Llevo pensando en este día desde el viernes pasado. Cada paso que daba, cada minuto que pasaba, te los regalo.
Y te los regalo en forma de... ya lo verás. Cuando llegue el correo, lo verás.

Esto es sólo una de las tantas formas de desearte lo mejor.
Porque me has animado cuando he estado de bajón.
Porque me has hecho sonreír.
Por esos emails dándome ańimos y apoyando todas mis locuras.
Por compartir conmigo tus sueños, tus miedos y tus ilusiones.
Por hacerme formar parte de tu vida. Por formar parte de la mía.
Por ser cómplice. Por ser confidente. Por ser amiga.
Por todo esto y más, quiero desearte un feliz cumpleaños.

Pásalo bien. Sal a bailar, a cantar... sueña despierta y ten la certeza de que se volverá realidad.
Sonríe.
Como sólo tú sabes hacerlo.
Cautiva.
Disfruta.
Brinda.
Que nada te detenga.
Que nadie te lo impida.

Eres luciérnaga. Brilla.

El día que naciste, hiciste feliz a un grupo de personas; hoy, se han multiplicado.

Por muchos más. Muy felices. Llenos de magia, de ilusión, de luz, de letras y de muchísimo amor.

Un petonàs!!

¡¡Feliz cumpleaños!!

1 comentario:

Rebeka dijo...

Felicidades a esa amiga tuya, que cumpla muchos más y que los podáis compartir juntas.

No importa la distancia cuando se tienen las estrellas.

Un abrazo amiga!!

Beka.