18 jun. 2012

ESE INTERMINABLE ENSAYO...

Se acaba el curso. Es una norma universal: Todo lo que empieza, termina. Así de sencillo. Bueno, en realidad no lo es tanto.

Una vez leí que lo difícil no era decir «adiós»; que lo que de verdad te complicaba la vida era decir «hola».
Es cierto.
Pensadlo.
Si no dices «hola»... no dices «adiós».
Y, por desgracia, un «adiós» no viene solo.

«Adiós» viene acompañado de «vacío», de «nostalgia», de «morriña» (término que Chus entenderá mejor que nadie). «Adiós» viene acompañado de «lágrimas», «abrazos», «besos» y «promesas»... el 90% no se cumplirán.

Pero -¿qué os digo siempre?- esto no es un «adiós». Esto es un ensayo.

En septiembre todo volverá a empezar. Las clases, los trabajos en grupo, las prácticas... Vendrán los exámenes, las unidades didácticas, los juegos... Pero volverá junio y, entonces, sí que diremos «adiós».

Así que somos afortunadas.
Podemos decir: «Nos queda sólo un año juntas».
O podemos decir: «Aún nos queda un año juntas».

La vida es un interminable ensayo de despedidas y aún así, jamás nos acostumbrados.
Nos duele decir «adiós», despedirnos...
Significa tantas cosas y todas tan tristes.

Por eso, hoy, quiero cambiar la perspectiva.
A ver, todos a ponerse las gafas mágicas. Vamos a ver el mundo de otro color. Vamos a ver lo bueno, lo mejor de este año.

Cuando empecé no sabía con qué me iba a encontrar. Seamos sinceros, estaba acojonada. Sólo tenía clara una cosa: Venía a estudiar. No a hacer amigos.

Me equivoqué.

Somos muy distintos, cada uno de su padre y de su madre. Somos tres chicos y todo lo demás mujeres. Vamos, perfeccionistas, con carácter, estrictas con nosotras mismas y con los demás. Hemos pasado carros, carretas y carretillas. Nos hemos gritado, nos hemos estresado, hemos llorado, hemos pasado por malos momentos...
Sí. Todo eso está muy bien.
Yo me quedo con las risas. Con esas comilonas celebradas con cualquier excusa. Me quedo con los momentos lacrimógenos, con los «buenos días», con los ataques de risa, me quedo con la obsesión por los 10 (como me he reído), me quedo con la capacidad de sorprender de algunas y con la lógica aplastante de otras. Me quedo con los besos y los abrazos y esas fotos chorras hechas porque sí.
Me quedo con esas ganas de seguir.
Con esas melodías atemporales que nos acompañan cada vez que una frase lo facilita... y con las canciones de los dibujos («Pequeño planeta vuelve a sonreír...»)

Los momentos de estrés han sacado lo malo... los momentos de risas han sacado lo mejor de cada una.

Dentro de un año será peor. Dentro de un año no será un ensayo. Así que aprovechemos cada momento que vivamos de ahora en adelante y disfrutémoslo. Que todos esos recuerdos felices, que hemos construido este año, sean los que nos den la fuerza para desechar los malos ratos.
Recordemos que el buen rollo se contagia, igual que las sonrisas. Que todo tiene su lado bonito, lleno de luz.
Un mal día no significa un mal curso (es aplicable a la vida)

Hace un año venía dispuesta a estudiar y a olvidarme de hacer amigos. Pronto rompí mis propios esquemas. He encontrado amigos. Buenos amigos.

Mientras llegue el estreno, voy a seguir disfrutando de vosotros. Dándoos lo mejor de mí y pidiendo disculpas por cuando saque lo peor. Seguiré contando cuentos y haciendo el payaso, quejándome de los talleres de plástica y perdida en las nubes.

Gracias por este año. Gracias por cruzaros en mi camino, por formar parte de mi vida. Por ser compañeros, cómplices, consejeros y amigos. Por dibujar, cada mañana, una sonrisa diferente.

En especial, os doy las gracias a los que habéis hecho que me sienta especial. Los que me habéis arrebatado una sonrisa en los momentos bajos, a los que -sin decírmelo- sé que me queréis xD

¡Hasta septiembre!

PS. Como esto lo leerá Rosa... No, no me olvido de los profesores. Cuando leáis esto, es lo mismo para vosotros :)

2 comentarios:

Rebeka dijo...

Nunca hay adioses definitivos, porque aunque se pronuncien el corazón nunca los llega a pronunciar del todo.

Me alegra de que este año hayas conocido a personas maravillosas con las que compartir, ante todo, muchas sonrisas.

Un abrazo muy grande amiga!!

Rebeka dijo...

Te agradecería muchísimo la difusión de la novela y el blog, porque yo NO tengo Face y esas cosas!!Y no puedo hacerlo!!!

Muchos besos amiga!!!xD