12 jul. 2012

C. L: LA RUTA DE LAS HADAS


No es una foto de la ruta... pero es lo más viaje-literario que he encontrado

Una de mis mejores amigas tenía trece años cuando se sumergió en un libro que le hizo viajar a la India... en sueños; y, precisamente, ese es su sueño: viajar a la India (literalmente)El viaje de mis sueños no existe. No, al menos, en singular. Tengo muchos viajes en mis sueños y por eso nace esta nueva sección: Carreteras Literarias.
Tenemos el Domingo-Cazador (Frases), los Cazados (Entrevistas), Reseñas (reseñas... no hacía falta, lo sé) y, de vez en cuando, micro-pensamientos (que se alargan) ¿Por qué no una sección de viajes literarios? Son muchos los libros que nos hacen viajar, que describen lugares, callejuelas... Muchas de nuestra vacaciones giran en torno a esos libros: el lugar donde nació nuestro personaje favorito, los lugares que recorrió esa pareja (literaria) tan adorable... ese castillo donde se rodó la mejor adaptación de tu libro preferido (léase Jane Eyre)

Estrenamos la sección con La Ruta de las Hadas (Alemania)

LA RUTA DE LAS HADAS
¿Dónde vamos?: A Alemania
Inicio de trayecto: Hanau
Fin de trayecto: Bremen
A recorrer: 600 km
Días: 10 – 15 días
¿Cómo?: Por agencia (todo machacadito y listo... y caro), con avión, coche (o derivados) o, incluso, en bicicleta.
Moneda: Euro
Idioma: Alemán

¿CÓMO, QUÉ, DÓNDE?
La primera pregunta que deberemos hacernos es, ¿cómo llegar? Lógicamente, en avión. Aunque el recorrido España-Alemania también se puede hacer con palizón-coche. Eso ya, a gusto del viajante.

Valencia – Frankfurt
Vuelo directo low cost, billete de ida y vuelta = 178€/pasajero*

¡Ya tenemos el billete!

Estaremos dos horas y media en el aire, así que sería recomendable que nos llevásemos un buen libro; y ya que vamos a viajar por los cuentos de hadas, qué mejor de uno de los hermanos Grimm.

Una vez estemos en tierras germánicas, alquilaremos un coche.
Un turismo en Alemania, por los días elegidos, ronda unos 323€... si queréis cochazos, vuestro bolsillo decide el límite.

¡CRUZA LA PUERTA!
Nuestra primera parada está a 25 km de Frankfurt: Hanau. En Hanau (Hesse) nacieron los hermanos Grimm y nos lo recuerdan con una bonita estatua en el centro de la plaza del Mercado (todos los pueblos del mundo, tienen plaza de mercado) Aquí empieza nuestro viaje, aquí abrimos la puerta al maravilloso mundo de los cuentos de hadas.


A 30 km está Steinau, lugar donde los hermanos Grimm pasaron su infancia. En este encantador pueblecito con aire medieval podemos visitar la casa donde vivieron y que hoy es un museo (como el 90% de las casas de los autores)

Para quien no lo sepa, la Ruta de las Hadas está sumergida entre tres parques naturales. Es decir, nos vamos a encontrar frondosos bosques donde perdernos como... Caperucita Roja. ¡Llegamos a Alsfeld! La mini-ruta de Caperucita Roja no se limita a un solo pueblo, aldea o zona. Sino que recorre varios kilómetros desde Alsfeld hasta Fritziar (dependiendo de la carretera, entre 54 y 84 km) En Alsferd, además, encontraremos la Casa de los Cuentos de Hadas.
Pero no nos entretengamos por el camino, no sea que nos pase como a Caperucita y un lobo feroz nos quiera comer... Siguiente parada: Marburg.En Marburg, Wilheim y Jacob estudiaron en la universidad. Marburg es una verdadera maravilla. Tenemos museos, excursiones... todo a buen precio y un verdadero deleite para los fotógrafos.
Cuando salgamos de Marburg nos cruzaremos con algunos pueblos, entre ellos, Oberaula (donde siguen buscando a Caperucita Roja) y unos pocos kilómetros más, llegaremos a Bad Wildungen... donde debemos impedir por todos los medios que Blancanieves se coma la manzana. Bueno, no; que nos quedamos sin cuento.

Por el camino habremos salvado a siete cabritillos (en realidad es cabritos, pero suena tan mal) y llegamos a Kassel. Kassel es otra delicia germánica. Aquí podremos visitar El museo de los Hermanos Grimm y, para nuestro regular alemán, la página web está en castellano. En Kassel la ruta se divide en dos para volver a unirse en Polle. Como en uno de los caminos está el cuento que me encantaba de pequeña, tomamos el que nos lleva en dirección a Sababurg.
¿Sabéis que hay en Sababurg? El castillo de Sababurg, más conocido como el castillo de la Bella Durmiente (detesto esta historia)

Después de esa visita obligada, llegaremos a Trendelburg donde se encuentra una -hay muchas- torre de Rapunzel. Mi querida Rapunzel.
Además, en Trendelburg, podemos visitar el castillo, el casco antiguo y sus preciosos monumentos naturales (Wolkenbrüche, es un ejemplo de ello)

A unos 54 km (kilómetro arriba, kilómetro abajo) llegamos a Polle. En Polle, las chicas podéis ir descalzas... Quién sabe, igual tropezáis con un príncipe que lleva un zapatito de cristal.

Llegados a este punto del viaje, queridos amigos, esto se acaba.

Nuestra próxima parada es Hamelin (por cierto, pronunciado «jamelin») y, si hay suerte, todos los fines de semana, llega un flautista a la plaza y convierte a todos los niños en ratoncitos... pero sólo a los alemanes.

Y ahora sí, llegamos a la ciudad con una animalada de músicos: ¡¡Bienvenidos a Bremen!! Y a nuestro final de trayecto.
En Bremen podríamos devolver el coche en el aeropuerto y subirnos en el avión derechitos a casa.

MÁS COSITAS...
¿Dónde dormir? ¿Os podéis creer que no lo he mirado? Bueno, depende de cuánto nos queramos gastar. Por ejemplo, en la ruta hay montones de campings a muy buen precio y de una calidad asombrosa (muy limpios). Pero no todos somos de camping (yo no, lo siento) Así que si os interesa mucho, mucho, lo puedo buscar y este ser el primer capítulo de la ruta. ¿Qué os parece?

¿Qué comer? Más que qué comer, sería dónde comer (pero eso sólo lo sabré cuando vaya)... desde la típica salchicha, pasando por la ensalada de Kartoffelsalat (literalmente, el ensalada de patata (sí, en masculino)) y, por supuesto, strudel (de manzana) y la tarta selva negra (um, ¡qué hambre!)

NO SOLO...
...de cuentos vive el hombre (algunos sí) Los pueblos y ciudades que arriba iba nombrando están llenos de historia, de lugares emblemáticos, edificios preciosos y rincones mágicos.Así que, si tenéis tiempo, haced el viaje sin prisas. Yo lo haré, cuando pueda, despacito, contemplando el paisaje, empapándome de historias y cazando momentos.

Me he dejado muchos pueblos y ciudades, tantos como cuentos... o eso creo. Pero sólo tenéis que hacer la maleta para recorrerlos ;)

Espero que os haya gustado.
¡Besos viajeros!

NOTAS VIAJERAS
Para saber más:
Deutsche-Maerchenstrasse.com

*Vuelo: Lógicamente, variará de la temporada en la que viajemos. A mí me gusta viajar en invierno (menos gente y mejor precio)

Fotos: Wikipedia... cuando vaya, las haré yo :P

3 comentarios:

Rebeka dijo...

Una entrada preciosa, de ensueño y libros amiga. Te la has currado mucho!!!

Sabes Manu y yo tampoco somos de campings, de ahí que nuestros viajes nos salgan siempre tan caros.

Cuando viajamos al extranjero, siempre vamos en tour organizado. Es una pasta, pero la tranquilidad es infinita.

Un abrazo gigante y espero que ptronto se cumpla tu sueño de la ruta de las hadas. Desde ya estoy esperando tus fotos. Serán maravillosas.

Besitosss.

Ana dijo...

Tiene que ser genial hacer un viaje como ese :) libros más viajes, ¿a quién puede no gustarle?

Besos.

MaViDiKa dijo...

Me encanta ésta sección!! De sólo leerlo dan ganas de coger mochila e irse! Además muy original!