23 oct. 2012

CAZANDO A ROCÍO CARMONA (II)


La primera escritora que se dejó cazar fue ella. Lo hizo sin pensarlo, con cariño, vitalidad y premura. No es de extrañar, entonces, que repita. Pero esta vez va a ser diferente.
Las preguntas las ha escrito la propia Rocío y las respuestas... las personas que ella ha elegido.
Y los elegidos son:

Eduardo Hojman: amigo, gran conversador y editor de Umbriel.
Francesc Miralles: Amigo, Nikosiano, escritor y tantas cosas más...
Esther Sanz: Periodista, editora y escritora de títulos preciosos y mágicos.
Irene “Birdy”: Saxofonista, viajera incansable y protagonista indiscutible de aventuras (ya lo dije una vez: «Pon una Birdy en tu vida»)

Esperamos que os guste.

ROCÍO, LA VIDA Y EL AMOR

¿Qué significa Rocío para ti?
Eduardo: La mejor encarnación posible del binomio colega/amiga. Una de las personas que más y mejor me ayudan a decidir que Barcelona puede ser, después de todo, mi ciudad.

Francesc: Es mi amiga del alma, la cantante de Nikosia y una novelista a la que admiro muchísimo.

Esther: Rocío es para mí como una hada buena y sabia, con la que comparto muchas cosas. Creo que las dos tenemos opiniones muy parecidas sobre las cosas importantes de la vida y por eso me gusta mucho escuchar su criterio cuando dudo sobre algo, ya sea profesional o personal. Es una persona sensible y racional, directa y cariñosa, dispuesta siempre a echar un cable. Es increíble pero las dos tenemos vidas muy paralelas: estudiamos la misma carrera (periodismo), el mismo año y ¡en la misma clase! Curiosamente en aquellos años apenas coincidimos. En la actualidad, las dos trabajamos como editoras en sellos prácticos de autoayuda, y tenemos una carrera literaria parecida como autoras de juvenil.

Irene: Rocío para mí es una genial persona, una voz preciosa, una buena escritora, pero sobretodo una amiga a la que me ha encantado que nuestros caminos se cruzaran.

¿Cómo es un día corriente de su vida?
Francesc: No hay días corrientes en su vida. Siempre encuentra tiempo para escribir un nuevo capítulo, aprenderse una canción o hacer un descubrimiento literario. Ahora, además, está aprendiendo a tocar el piano.

Alguna vez ha dicho que el amor es un arte y que aprendemos de nuestros errores y fracasos. ¿Lo mantiene?
Esther: Sí. Rocío es una persona romántica con una visión muy mágica del amor… pero también muy realista. Sabe que para que “el cuento de hadas” no se acabe hay que trabajar duro en las relaciones y no bajar nunca la guardia. El amor se nutre de nuestros aciertos y errores, pero sobre todo, como dice ella, de nuestras emociones y experiencias. Y empieza en uno mismo. Es imposible querer de verdad si antes no nos amamos a nosotros. Y Rocío es una persona que se quiere, que se respeta y se alimenta de aquellas cosas que le hacen feliz: como la música, la literatura, un buen desayuno o una compañía agradable...

¿Qué sería capaz de hacer por amor? ¿Qué no haría nunca?
Francesc: Por amor a sus lectores ha escrito una maravilla como EL CORAZÓN DE HANNAH. Por amor en general nunca haría nada que hiciera daño a otras personas.


¿Amores reposados, temperados por el tiempo y las experiencias compartidas o amores tempestuosos y apasionados?
Irene: Los extremos nunca son buenos, por lo que diría un poco de todo, el amor, y sobretodo el enamoramiento es reposado, temperado, sutil para poder saborear todo lo bueno y bonito que tiene, pero la pasión y la intensidad, el romanticismo -en el sentido literario de la palabra- resultan mágicos e imprescindibles.

Para Rocío, la vida es...
Francesc: Una sorpresa cotidiana.


SOBRE LAS COSAS QUE LE GUSTAN... Y LAS QUE NO

¿Qué hace sonreír a Rocío?
Eduardo: Muchas cosas. Más fácil sería responder qué la hace ocultar la sonrisa. Algunas de esas cosas: las fotos de su hija o las llamadas de su hija; los chistes, la ironía, los gestos de complicidad, las buenas noticias. Hay, también, sonrisas cuya causa no es tan obvia; alguna idea, que bien podría ser algo pícara, que se le cruza por la cabeza. Esas sonrisas son las más interesantes, porque generan todo un mundo de posibilidades. En realidad, podría decirse que Rocío tiene distintos tipos de sonrisas; algunas pueden relacionarse con causas, otras no. Pero todas son increíblemente contagiosas, y como a uno le gusta sonreír, hacerla sonreír a ella es un logro muy especial.

¿Qué le gusta hacer cuando tiene tiempo libre?
Francesc: Escribir novelas. Cantar. Leer. Asistir a conciertos emocionantes.

¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Irene: Busca alguien que la escuche, que se preocupe y comparta con ella su preocupación, que le aporte cosas bonitas a la vida, que le muestre nuevos horizontes y que la acompañe en sus mejores y peores momentos.

¿Qué manías reconoce? ¿Cuáles oculta?
Eduardo: Reconoce, aunque sea por no ocultarla, la manía por la comida sana, ecológica, orgánica o similar. Se contagia argentinismos, pero eso no es necesariamente una manía. Creo que le encantan las relaciones en las que haya un elemento de complicidad. No le conozco otras. Será que las tiene bien escondidas. Oculta, muy bien, un nivel más que aceptable de paranoia e inseguridad. It takes one to know one.

¿Puede contar alguna anécdota significativa que la defina, que ayude a los lectores del blog a conocerla mejor?
Eduardo: Una vez, en una reunión de colegas, vimos que, a unos veinte, treinta metros, había una editora un poco más famosa que el resto. Rocío, con solo mirar los gestos que hizo esa editora cuando nos reconoció, supo qué iba a decir y me lo anticipó al oído (“Hola, me alegro de veros pero estoy muy ocupada ahora, adiós adiós”). La editora se acercó y dijo exactamente lo mismo que Rocío había adivinado, y hasta con el mismo tono de voz.

Francesc: Cuando existía Hotel Guru, una noche la cantante de la banda estaba enferma y no era seguro que pudiera actuar. Aquel día habíamos llenado todo el restaurante de un amigo con reservas para cena + concierto. Unas horas antes, Rocío se ofreció a cantar al menos un par de canciones para salir del paso. "No sabía que cantabas", le dije. "Nadie lo sabe", contestó. "¿Y cómo es tu voz al cantar?" le pregunté. "Igual que cuando te hablo, por raro que te parezca." Aquella noche finalmente se presentó la cantante de Hotel Guru, pero Rocío salió a cantar un tema de Once que dejó al público sin aliento. Había nacido una estrella.

Irene: Entre ensayos, conciertos, presentaciones y fiestas podría contar muchísimas anécdotas que la definan, y es por eso mismo que no podría elegir una pro separado de las otras. Quizás lo primero que me viene a la cabeza son las risas en los ensayos y los bailes que nos pegamos juntas cuando se presenta la ocasión.


 [Lo sabemos. Falta la anécdota de Esther... un pequeño fallo]

Describa algo de su vida de lo que le costaría mucho prescindir.
Esther: Y jamás prescindiría… De su hija. De compartir con ella momentos de calidad cada día. Yo creo que es su pasión y su mayor fuente de inspiración. Rocío es una gran madre.

EL CORAZÓN DE HANNAH

¿Por qué una historia ambientada en el entorno de una comunidad amish? 
Francesc: Porque le sedujo la historia real de una joven amish que huyó a Nueva York por amor. Se publicó en una revista alemana.

De nuevo en esta novela aparece el primer amor como un momento crucial en la vida de una persona. ¿De verdad es tan importante?
Francesc: Siempre lo es, pero en la adolescencia y primera juventud aún más. Desde que no vivimos en la selva, el primer amor es el verdadero rito de paso.

Con Irene, la protagonista de su anterior novela, reconoció que compartía algunos elementos de su carácter e incluso alguna experiencia. ¿Ocurre lo mismo con Hannah? ¿Hay algo de Rocío en Hannah Miller?
Irene: Todos los escritores muestran una parte de ellos mismos en sus protagonistas, ya sea consciente o inconscientemente. Irene, de La Gramática del Amor, y Hannah son personajes de carácter bastante distinto, sobretodo influido por su entorno, aunque en Hannah, además del aspecto físico, que se parece a la autora, definitivamente, yo creo que hay parte de esta pureza, languidez y un poco de inocencia en Rocío, sobretodo por su carácter de superación personal y búsqueda de ideales, además de la consideración y el afecto hacia los demás.


¿Cómo ha resultado la experiencia de escribir esta segunda novela después de las buenas críticas que cosechó la primera?
Esther: Con mucha tranquilidad y total libertad. Rocío disfruta escribiendo y eso se nota en su obra. Jamás dejaría que las presiones de unas buenas críticas coartaran su libertad o influyeran en lo que escribe. El corazón de Hannah es una novela que nace del corazón de Rocío. Ajena a modas o deseos de comercialidad, ella ha escrito la historia que quería.

¿Se siente presionada (por el éxito de la Gramática...) ahora que sale a la venta El corazón de Hannah?
Francesc: No lo creo, porque ha escrito exactamente la historia que quería escribir. A mí me gusta mucho más que la primera


Como escritora crece novela a novela, ¿en qué aspectos es más exigente consigo misma? ¿Qué busca superar en sus futuras obras?
Eduardo: Es extremadamente exigente con la superficie de la escritura: además de que la historia enganche y sea entretenida, todo tiene que estar muy bien escrito; incluso aunque lo esté, nunca está del todo segura. Creo que busca superar el encasillamiento (en género, en edad). 

 

CAZADORA DE PALABRAS: Y SI FUERA...

Como esta entrevista no la contesta Rocío, sino sus amigos; la caza de palabras se va a ver modificada para la ocasión.
¿Conocéis el juego «Y si fuera...»? Bueno, por si acaso, os lo cuento.
En el juego de «Y si fuera...» se describe a una persona mediante palabras. Lo sé. Parece obvio pero si yo os pido que me digáis: «Y si Mai fuese un blog, ¿cómo se titularía?». Vosotros responderíais: «Cazadora de Palabras».

Si Rocío Carmona fuera...

Una ciudad
Eduardo: No conozco Cádiz, pero estoy seguro de que debe de ser como Rocío.
Francesc: Londres
Esther: Barcelona
Irene: Roma

Un color
Eduardo: Una especie de amarillo otoñal. Aunque siempre me hace acordar a esa frase de la Zamba del laurel (Armando Tejada Gómez – Cuchi Leguizamón): «Si lo verde tuviera otro nombre, debería llamarse rocío»
Francesc: Rojo
Esther: Violeta
Irene: Verde hierba a primera hora de la mañana

Un aroma
Eduardo: El olor a la media mañana de un día de primavera después de la lluvia.
Francesc: Lavanda
Esther: Floral
Irene: la de salitre

Una canción
Eduardo: You’re the top. Cole Porter
Francesc: Perfect Day
Esther: Una nana
Irene: Graves, de Tokyo Police Club

Un objeto
Eduardo: Un cuadro de Klimt. Quizás El árbol de la vida.
Francesc: Una estilográfica
Esther: una pluma antigua, clásica y elegante
Irene: Una Moleskine, con muchas cosas escritas y aun más por contar

Un animal
Eduardo: Una mariposa, o una libélula, o una liebre.
Francesc: Un gato
Esther: Una leona
Irene: Un gato, independiente pero noble y afable

Una película
Eduardo: Annie Hall – Woody Allen
Francesc: La doble vida de Verónica
Esther: un clásico romántico como La fiera de mi niña
Irene: Mi vida sin mí, de Isabel Coixet

Un sentimiento Eduardo: Complicidad
Francesc: Melancolía
Esther: Amor
Irene: Esperanza

Un complemento (de ropa)
Eduardo: Un foulard
Francesc: Un fular de seda
Esther: Un pañuelo de seda
Irene: Un sombrero, que aporte personalidad

Un libro
Eduardo: De qué hablamos cuando hablamos de correr. Haruki Murakami
Francesc: El jardín olvidado
Esther: Jane Eyre
Irene: El principito. Saint Exupéry ;-)

Hasta aquí esta caza tan especial. 
Espero que la hayáis disfrutado tanto como yo.

Muchas gracias a Eduardo, Francesc, Esther, Irene y a Rocío :) 

Sólo me queda recordaros que...

¡¡¡HANNAH YA ESTÁ EN LAS LIBRERÍAS!!!

¡¡Espero que os guste muchísimo!!

xxx

Fotos de Rocío (c) Maite Belda

7 comentarios:

Rebeka dijo...

Llevaba tiempo esperando una entrevista así. Ha sido alucinante leerla!!
Me ha encantado la entrada amiga.
Eres una genia!Menuda idea que tuviste!!;-)

Y las fotos...sencillamente mágicas. Hacéis un equipo estupendo. La última foto me tiene hechizada. No hay como ver sonreír con dulzura a las personas a las que aprecias un montón!!

Por un momento me he transportado a Barcelona, e instantes de aquella cena y estrellas me han invadido el corazón con fuerza!!!

Sigue sorprendiéndome amiga!!!esta semana va a dar mucho que hablar!!;-)

Mai dijo...

Rocío sale guapa en todas las fotos. La mirada es cautivadora.

Me alegro mucho que te haya gustado tanto :)

Mil besos!!

Iris Lightwood dijo...

Me encantaron las fotos, me gustó saber que tiene distintos tipos de sonrisa, que es muy perceptiva (las anécdotas me encantaron x3).
Ojalá algún día pueda tener ese grandioso libro en mis manos, de verdad que me llama la atención x33

Joan Llensa dijo...

¡Genial entrevista, Mai!
Has conseguido un trabajo excelente, tal y como se merece. Besos. Joan.

Ana dijo...

¡Me ha encantado la entrevista! Muy original. Todavía no he podido leer ninguna de sus dos novelas, pero hace tiempo que tengo ganas y después de esta entrevista creo hacerme una idea de que tipo de persona es :)

Alba Úriz dijo...

Creo que nunca había leído una entrevista tan bonita. Cuánto amor y respeto desprenden preguntas y respuestas, caray...

Me parece que ya es hora de conocer a Hannah :).

¡Muchos besitos, Mai!

Anabel Botella dijo...

Qué entrevista más estupenda. Me ha encantado leerla.