11 feb. 2013

250 + 500

Son 2 años, 500 capítulos, más 8000 horas de rodaje, más de 1000 trajes, 70 decorados, 269 personajes y cerca de 2 millones de espectadores entre los que, desde el 21 de agosto, me encuentro.
Hoy El secreto de Puente Viejo cumple capítulos.


¿Y por qué Maite nos cuenta esto? Hago reseñas de pelis, de libros, de eventos relacionados con libros, ¿por qué no de una novela... aunque sea televisada?

Me encantan las series de época y soy habitual en las que provienen de la isla de Shakespeare. Por otro lado, les tengo pánico a las españolas... Hasta que te sorprenden (sí, en plural)

Pero empecemos por el principio. Febrero del 2011. Antena3 ya llevaba anunciando la serie desde hacía algún tiempo pero, insisto, yo rehuía. De hecho, empecé a verla el pasado agosto.
¿Por qué no quería verla? Por un significativo detalle: El lenguaje.
Como algunos leísteis en la caza a Miquel Peidro, es una marca de la serie (además de los tres lunares en la espalda) Se usa un castellano rico en expresiones prácticamente olvidadas, palabras que tengo que buscar en el diccionario (cosa que me encanta) y, lo confieso, antes de engancharme solía escuchar la serie de fondo. Ni sabía de qué iba. Sólo quería escucharles hablar.
¿Entonces? Si me gustaba ese detalle, ¿por qué no empecé a verla? ¡¡Porque no quería engancharme!!
Por aquellas fechas mis padres se dormían dándole audiencia a quiénes no deberían y hasta aquí puedo leer. Y servidora se pasaba horas haciendo deberes o en la EOI (Escuela Oficial de Idiomas)
Pero llegó el verano y con él, el aburrimiento.

Nuevamente, Antena3 empezó con sus cortinillas: «El 21 de agosto todo cambiará en Puente Viejo».
Y claro, mi madre y yo, que sabíamos que habían hijos perdidos y demás, dijimos: «¡Ese día lo vemos!».
Pensando, ilusas de nosotras, que ya se acababa y veríamos el recuentro madre e hijo.
¡¡Error!!
Como no sé si os interesa o no, deciros que en ESDPV hay amor, odio, rencor, hijos que no son hijos, padres de corazón, secretos (como no) y las mujeres con más arrestos de toda la ficción española.
Es una serie coral, con un reparto «desconocido» pero titánico, un guión con el que me peleo todos los días por desentrañar y un pensamiento curioso que me acecha de vez en cuando: Que a mi abuela le hubiese encantado.

Así que a todo el equipo (los que están delante y los que están detrás) ¡Feliz cumple capítulos! Y a seguir machacando a los otros... jijiji.

Lo mejor: El guión. Si no cómo me explico a mí misma haberme enganchado 300 y pico capítulos después...
Lo mejorable: Para mí, que me encanta coleccionar dvd... pues que hay demasiados capítulos. Pero bueno, qué le vamos a hacer. Y que cumplan muchos más ;)

Que montajes más monos hago, ¿eh? Loreto Mauleón (María) y Jordi Coll (Gonzalo/Martín)

El personaje: Francisca Montenegro y Fernando Mesía. Que malos que son y qué bien lo hacen María Bouzas y Carlos Serrano.
El actor/actriz: Buff, hay muchos pero me quedo con Loreto Mauleón. Cuando sonríe sabes si su personaje está feliz o sonríe por compromiso. Me transmite mucho y empatizo una barbaridad.
La frase: «No escojas la solución fácil, no dejes que la vida pase de largo, atrévete y vive». La tita Mariana 
Momentazo: Está por llegar...

¡Ah, y ésta es la entrada 250 del blog!
xxx

PS. Casi se me olvida. Otra de las cosas buenas que me ha aportado la serie: ese grupo de locas con las que me río cada tarde y a las que dedico la entrada de hoy ;)

1 comentario:

Rebeka dijo...

Y así me gusta verte, derrochando felicidad por todos los poros. Empatizando, y atando cierta cosita de la que tú y yo sabemos xD

Sin esta serie todo sería de forma distinta ¿no crees?

Besitos amiga, y felicidades por esas 250 entradas del blog ;-) genia!!