11 nov. 2013

CAZANDO A VICTORIA CAMPS (Actriz)

Queridos cazadores,

¡¡Toca caza!!

Como ya sabéis, no me canso de decirlo, me encanta cazar a personas que sueñan. Personas luchadoras que pelean, día a día, por conseguir un sueño. Y luego otro. Sin descanso.

Esta caza estaba preparada para antes, luego pensé en dejarla para el capítulo 700... pero aún quedan días.
Así que, después de una semana muy intensa (en Valencia), decidí empezar esta semana de una forma positiva. Y la entrevista a Victoria está llena de ilusión, de mensajes positivos.

Desde aquí, mi pequeño rincón virtual, agradecerle a esta joven actriz su tiempo, sus palabras, su trabajo y, como no podía ser de otra manera, esa simpatía y dulzura con la que me ha tratado.

¡Ya no me enrollo más! Chicos, chicas (sobre todo los que queréis ser actores y actrices) os dejo con ella. Con Victoria Camps.


Quedaos con su cara... 
Ha inspirado a uno de los personajes de mi primera novela ;)

Maite: Todos nuestros cazados se describen en primera persona. Cuéntanos quién es Victoria Camps...

Victoria: Victoria es una chica muy expresiva y risueña; muy sensible, muy cabezota, muy constante y trabajadora. También soy un poco alocada y despistada, algo que estoy intentando corregir... aunque cuesta. (risas)



M: ¿Cuándo supiste que tu vida era «puro teatro»?

V: Lo supe a los 17 años, aunque mi vida siempre fue un teatro. Siempre he sido muy soñadora y de niña me imaginaba en otra realidad, mi realidad. Muchas veces estaba en mi mundo; es fantástica la imaginación y más la de un niño, y la mía era brutal. Me gustaba mucho bailar, pero era muy tímida. A veces sigo siendo tímida, en algunas ocasionas, en otras no lo soy, depende de la situación; así que tampoco puedo decir que soy tímida, porque varía según la situación.



M: La profesión de actriz, como la de cantante o escritor, está rodeado de un halo de bohemia y sueños que a la familia no le suele gustar. ¿Te apoyaron los tuyos cuando dijiste eso de «quiero ser actriz»? ¿Les chocó la idea?

V: Al principio, como a todos nos ha pasado, no les hacía mucha gracia. Es un trabajo difícil, muy inestable. A mi también me pone nerviosa y me alerta, hace que este siempre con las antenas puestas e incluso no duermo pensando en lo que tengo que hacer al día siguiente... Mis padres me apoyaron económicamente muchísimo, me metí en una escuela y gracias a ellos pude estudiar lo que quería. Aunque he de reconocer que ahora me apoyan más que nunca tras la serie. Supongo que eso les ha dado más esperanzas y han creído más en mis palabras. Mi madre es artista, es pintora, así que supongo que tuvo que aceptar sí o sí lo mío, ya que ella también estudio arte. Me siento muy cercana a ella, de hecho nos parecemos mucho en el carácter y eso me encanta.



M: La disciplina es un rasgo de tu profesión, ¿cómo te has formado? ¿Y qué destacarías de tu formación?

V: Sí, requiere mucha disciplina. Me formé en la escuela, mientras hacía cortos. La escuela me dio la confianza que nunca tuve. Soy muy insegura y ellos me dieron confianza. Estoy feliz de haber escogido esa escuela. Son profesionales y aunque, a veces, son duros, eso te hace crecer, madurar y darte cuenta de que nada es fácil. Destaco a sus profesores, gente maravillosa y profesional.



M: En tu formación, ¿quién ha influido más? ¿En quién te has inspirado?

V: Todo ha influido. La vida misma influye en tu profesión, y más en esta que trata de la vida misma, de las emociones. de la sensibilidad, de la espontaneidad... Yo crezco como persona y como actriz al mismo tiempo, porque está unido.



M: ¿Qué es lo más bonito de tu trabajo?

V: De mi trabajo es bonito todo. Me encanta darle vueltas y vueltas a un buen texto, exprimirlo, cambiarlo hacia otra perspectiva y ver que, de repente, salen cosas nuevas que emocionan. Un texto es un texto, pero es el actor el que lo hace brillante, es quien lo borda, quien lo moldea, quien, poco a poco, lo va dibujando. Me encanta cuando el personaje rompe de dolor, en el momento cumbre de la obra o de la película. Para mí, esos momentos son mágicos.



M: ¿Qué sentiste la primera vez que estuviste delante de la cámara?

V: NERVIOS ABSOLUTOS. No fue muy agradable, quería darlo todo, y me metí tal presión, me puse tan nerviosa, que lloré al final del rodaje. La presión es tu peor compañera y más cuando empiezas, pero es inevitable. Como dije una vez, yo voy con la inseguridad de la mano, vamos unidas, yo sé que ella existe y ella sabe que existo, así que hemos decidido andar juntas. Somos amigas, nos respetamos e incluso nos queremos; a veces es muy útil la inseguridad, va bien que esté presente.



M: ¿Alguna vez has querido tirar la toalla? ¿qué pasó para seguir adelante?

V: Todos lo hemos pensado, pero me gustaba demasiado como para tirarla. Han sido momentos pequeños, te dicen tantas veces que no... pero luego piensas, ¿cómo voy a dejarlo si no puedo vivir sin esto?

Me gusta sentirme identificada cuando leo; leí un libro hace tiempo de Michael Shurtleff que se llama «El casting», y hay un trozo que dice: «si crees que puedes ser feliz haciendo otra cosa que no sea esto, dedícate a esa cosa que puede, también, hacerte feliz». Decidí meterme de lleno, he tenido bajones pero lo mucho que amo esto me ha hecho seguir.



M: Un día te llaman y te dicen eso de: «A currar en El secreto...». ¿Cómo recibiste la llamada? ¿Qué estabas haciendo? ¿Qué sentiste?

V: ¡Fue muy bueno! Porque yo tenía un billete para viajar a Inglaterra a aprender inglés y en el momento en el que me llaman, estaba rodando una escena con un colega, una escena con acento Argentino. Escena dramática. Después de mi viaje a Inglaterra en el que tenía familia e iba a ser Au Pair, pretendía viajar a Buenos Aires para seguir como actriz allí, a probar -es uno de mis objetivos, trabajar en Buenos Aires-, y de repente mientras estoy rodando llama mi representante y me dijo: «Te han cogido en El SECRETO DE PUENTE VIEJO». Me puse a gritar y de los nervios le colgué. Tuve que volver a llamar, pero muy emocionada por la noticia. Eso sí, como una profesional, seguimos rodando la escena. ¡Nunca lo olvidaré!



«El arte nace de la ilusión, no la perdáis» - Victoria Camps


M: Acabamos de verte entre rejas en ESDPV, ¿qué proyectos vienen después del punto y final? (o a parte... algunos queremos verte de vuelta)

V: Hay más cosas. Estoy recibiendo buenas noticias. Pero no puedo decir nada.



M: ¿En qué obra de teatro o musical te gustaría trabajar? ¿Y qué personaje te gustaría interpretar?

V: Me encantaría que el trabajo no faltará nunca, lo pasó muy mal parada. Me gustaría hacer un personaje como Charlize Theron en «Monster», o como Natalie Portman «Cisne Negro». Me encanta Charlize y Meryl Streep. Y Natalie me parece maravillosa desde niña.



M: ¿Qué prefieres? ¿Cine, TV o teatro?

V: Todo lo que sea trabajo. Disfruto con todo, todo tiene su parte bonita.



M: ¿Qué opinas de la situación de la cultura en España?

V: Pues que es muy triste todo lo que está pasando. Y como no me gusta meterme en política, y no quiero hablar de eso, no diré nada más.



M: Victoria, es un privilegio poder cazarte pero invirtamos los papeles. Imagina que eres tú quien entrevista: ¿A cuál de tus compañeros «cazarías» y qué pregunta sería obligada hacerle?

V: ¡¡No tengo ni idea!! No soy periodista. No se que podría preguntarles.



M: ¿Cómo se vive el fenómeno fan?¿Alguna anécdota?

V: Bien, yo no pienso en eso todo el tiempo, así que cuando alguien me para me sorprendo yo también. Me sorprendió mucho cuando me pedían autógrafos al salir de plató. 

Victoria interpretando a Jacinta. 
La escena es de uno de los momentos claves vividos por su personaje. ¡Escenón! 



M: Cuando tienes tiempo libre, ¿qué te gusta hacer?

V: Me gusta salir a tapear por Madrid con los compañeros, o ir a ver una buena peli, o una buena obra teatro.



M: Si no fueses actriz, ¿a qué te gustaría dedicarte?

V: A nada que no sea esto. Buscaría algo que tuviera relación con el arte.



M: ¿Qué consejo puedes dar a futuros actores o escritores o a cualquiera que quiera dedicar su vida a las artes?

V: Que tengan fe, paciencia, ganas y sobre todo que no pierdan la ilusión. Sin ella estamos perdidos, porque el arte nace de la ilusión. El trabajo y la constancia son imprescindibles, junto con el talento. Soy de la opinión de que el artista nace artista, y después se forma en una escuela, por ejemplo, para darle forma a su talento.



M: Ahora vamos a jugar. A continuación vas a encontrar un grupo de palabras y tienes que contestar lo primero que se te cruce por la mente.

Un color: Verde.

Una canción: Baby, can I hold you tonight? De Tracy Chapman

Un libro: Osho Alegría, uno de los último que he leído.

Un personaje: Hannibal Lecter.

Un aroma: El de una rosa.

Una prenda de vestir: Un vestido.

Un postre: Pastel de queso.

Un regalo: Un libro.

Un secreto: bien guardado.

Un sueño: volar.



Muchas gracias, Victoria. Espero que tengas muchos éxitos. Te lo mereces.

Espero que os haya gustado esta caza. Muy pronto, muchas más.

Un beso

Copy: Imágenes de ESDPV de A3media. Photoshoot de Victoria de Fernando López.

No hay comentarios: