15 mar. 2011

El metro de Valencia


Hoy no voy a hablaros de libros. Tampoco de cine, ni si quiera de la intensiva clase de plató de hoy... No. Hoy os voy a hablar de la maravillosa red de metro que tenemos en Valencia.

Me da risa que mi ciudad se venda como la ciudad de la luz, la ciudad cosmopolita por excelencia, la modernidad personificada. Valencia te lo da todo. Luz, playas, naranjos en flor, horchata u Orxata (ya no sabemos ni cómo se escribe), fartons, buñuelos de calabaza, Fallas, paella... he perdido la cuenta de cosas que da. En fin, a lo que íbamos: Una llamada al turismo.

¿Qué pasa cuando esos turistas vienen y descubren maravillados nuestro variedad de transporte público? Os voy a contar mi experiencia, como valenciana que soy.

Apasionada de los castillos y las ciudades europeas, he tenido el privilegio de viajar por algunas: Londres, Praga... o sin irme más lejos Madrid o Barcelona.
En cada una de las ciudades que he estado nunca, y repito, nunca, me he quejado del transporte. En Londres con mi tarjeta Oyster, he subido en el tube y en el bus sin problemas, a buen precio (teniendo en cuenta que era Londres) y con puntualidad inglesa (es decir, metro cada dos minutos)

En Praga, a pesar de tener solo tres líneas o cuatro, me creí que me tomaban el pelo con el precio... o peor, que se lo estaba tomando yo. No llegaba a 40 céntimos (seguro que os estoy vacilando, porque no me acuerdo... pero era barato) También pasaban asiduamente.

Madrid y Barcelona, qué os voy a contar yo de Madrid y Barcelona que no sepáis ya. En Barna, un billetito te sirve, para bus y metro, ticando una sola vez si lo haces dentro de una hora y poco. Bien conectado, rápido...
Madrid, no lo he cogido mucho. Prefiero caminar, pero ¡¡¡NO ME PERDÍ!!! Y eso es MUY importante para mí. Si la primera vez que piso Madrid soy capaz de entender el mapa de metro, saber en qué estación debo hacer el transbordo...etc, etc... Señores lectores: ¡Me encanta MetroMadrid! ¿Y el precio? El precio me encanta más.

Llegados a este punto y, como valenciana que soy, hoy, tras mi clase de fotografía, me he dirigido a coger el metro para volver a mi casa. Primera sorpresa (sarcasmo): Huelga de metro. ¿Por qué? Para qué engañaros. Ni lo sé, ni me importa. Sólo sé que cada vez que llegan Fallas, MetroValencia se pone en huelga (y ya son muchos años, pero muchos) Si ya tardan 15 o 20 minutos (o más) hoy tardaban una eternidad. Si trabajas, estudias, vuelves a casa o, simplemente, quieres llegar a la mascletà...¡te jodes! Y siento mucho el lenguaje soez, pero estoy MUY cabreada.
Cuando, por fin, llegaba tu metro, ¿qué pasaba? Que la gente iba como latas de sardinas. Todos asfixiados, sin poder moverse, sin poder salir, sin poder entrar... Y luego tienes que leer titulares de periódico como este: "Metrovalencia prevé "buen servicio" a pesar de los paros"
Menos mal que han tenido el detalle de ponerlo entre comillas.

Tal y como iba de cargada con el material fotográfico -recordemos que es SENSIBLE-, no me apetecía para NADA subirme. Pero lejos de apetecer: ¡NO PODÍA!

Llegados a este punto, dos reflexiones.

La primera es, que si mi ciudad quiere llamar al turismo con un servicio tan pésimo, la lleva clara... Si vuelven es por la horchata u orxata.

La segunda es que si tanto hay que ahorrar, si mejor es el transporte público para no usar tanto el coche -y así no colapsar la ciudad con humos y demás-... etc, etc, etc... ¿Por qué los políticos no cogen el metro los días de huelga? O mejor, ¿por qué los políticos no lo cogen siempre? ¿Por qué no se abaratan las tarifas? Demostrado está que te sale más barato coger el coche, que coger el metro. Y para terminar, ¿por qué no pasan más a menudo? Así te ahorras las carreras asfixiantes para no perder ese metro porque el siguiente tarda 20 minutos o más. Qué decir si están en huelga.

En fin, yo, como valenciana que soy, ya me he desahogado. Gracias por aguantar el chaparrón!

1 comentario:

Rafa dijo...

Premio gamusino de oro a esta entrada, sí señora, no podría estar más de acuerdo. El transporte en valencia es de coña, he estado en mil sitios con metro y valencia es el único jodido lugar en el que he tenido que preguntar mil veces.
Un besote, nena.