12 mar. 2011

Lección aprendida

Hola!!

No os asustéis. Estáis pensando "¡¡Dos actualizaciones seguidas, wooo!!". Bueno, tampoco es para tanto.
Es sólo que hoy he aprendido una gran lección. El escritor debe saber venderse. Si no tiene su propio plan de marketing: ¡Adiós escritor!

¿Cómo lo he aprendido? Pues muy sencillo. Como ya sabéis me presenté al concurso de Microrrelatos de SM. He leído algunos de la lista de los 100 más votados y no son ni mejores ni peores que los míos (he de admitir que están los mejores, eso sí)... Es sólo que yo no os he dado la tabarra para que me votarais. Parece una tontería, pero una vez leí que un escritor debía de tener 10000 amigos en el facebook... miedo me da sólo pensarlo...

En fin, que estos sistemasdevotacionalooperaciontriunfo como que no me dan mucha confianza jejeje

A mí, lo que me da confianza (y aterra a la vez) son mis amigos. Esos que me animan a escribir, los que me sueltan las indirectas y las directas. ¡¡Me dan pavor!!
Porque ¿y si no les gusta? ¿Y si no estoy a la altura? ¿Y si no valgo para esto? Quizá sólo soy escritora para mí misma. Es lo que me calma, lo que me anima, es mi vía de escape...mi salvación.

No sé... divagaciones a la una de la madrugada.

En fin. Lo dicho. Tanto si sois escritores como si no: ¡Promoción!, ¡Promoción! y ¡Promoción!

No hay comentarios: