9 abr. 2011

La autocensura


Creo que todas las escritoras a las que he leído, a su vez, han leído Mujercitas de Louisa May Alcott y todas, sin excepción, querían ser Jo.

Jo, como cualquier escritora novel, se debate entre escribir lo que los demás quieren -para así poder publicar- o, por el contrario, escribir desde su corazón. Escribir lo que de verdad quiere escribir... y leer.
En su búsqueda, Jo comparte sus manuscritos con el profesor Baher.
No recuerdo muy bien cómo era en la novela -y eso que la he leído unas quince veces-, pero en la más reciente adaptación, tras leer la primera novela de Jo, el profesor le da una lección.

"Está muy bien escrita [...] Pero debería inspirarse en su vida, en las profundidades de su alma [...] Puedes llegar más alto, si tienes el valor de escribirlo"


Llegados a este punto quiero confesar algo: Me autocensuro.

Para mí autocensurarme es peor que enfrentarme a la hoja en blanco... deberé de encontrar la solución. ¿Alguna sugerencia? Y vosotros, ¿También os autocensuráis?

Besotes grandotes

No hay comentarios: