2 mar. 2012

LA NIÑA QUE CONTABA ESTRELLAS

Todas las noches subía a la azotea a contar estrellas. Lo hacía desde que tenía doce años.
Una.
Dos.
Tres estrellas. El cinturón de Orión.
...
Las miraba embelesada. Se perdía entre los puntos. Siempre juntos y eternamente separados.
Cuatro.
Cinco.
Seis.
Siete. Ursa Minor.
Estaba tan absorta en sus cuentas que no se percataba de que alguien la miraba.

Pasaron los años.

Una noche, cuando empezó a contar estrellas, la luna le dijo:
-¿Por qué cuentas estrellas? ¿No sabes que hay miles de millones?
La joven le dijo:
-Mientras cuento estrellas, espero a que caiga una estrella fugaz para pedirle un deseo.
-¿Un deseo? ¿Cuál?
-Conocer el amor.
La luna se echó a reír.
-¡Ay, pequeña! Mientras esperas la caída de esa estrella. Mientras esperas conocer el amor, él ya te conoce.
La joven confundida, le preguntó:
-¿Ya me conoce?
-Sí. Mira -dijo la luna y señaló una ventana.
En la ventana había un muchacho que todas las noches miraba desde su habitación a la chica de sus sueños.
A la niña que contaba estrellas.

Hoy os regalo un cuento. Desde que volví de Barcelona no he cazado palabras para vosotros. Este es mi pago con intereses jejeje
Espero que os guste.
Mañana os colgaré los primeros micro-relatos del concurso de Øbliviøn.

¡Besos, cazadores!

1 comentario:

Rebeka dijo...

Un pequeño cuento precioso. Ya echaba de menos tus palabras llenas de recuerdos celestes.

Me he imaginado a la niña mirando al cielo en soledad, hablando a solas con su corazón. A la luna mirándola y susurrándola. Y a ese chico desconocido observando a través de su ventana a: la noia dels seus somnis. ;-)

Espero que esa niña no deje nunca de contar estrellas.
Y que a cada estrella divisada no olvide que dentro de ellas la espera el amor verdadero, la amistad y los sueños.

No dejarán de parpadear hasta que ella logre distinguir su luz.

Mil besos.

Beka.

P.D: Te quiero y lo sabes!!