17 feb. 2013

DOMINGO CAZADOR

Si viviéramos eternamente G.A Bécquer, hoy, cumpliría 177 años. A falta de signos vitales, signos gráficos.
No es uno de mis poetas favoritos pero admitamos que fue un referente del Romanticismo de nuestra país.
Así pues, el primer poema que me aprendí:

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
        jugando llamarán.
  Pero aquellas que el  vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
        ¡esas... no volverán!.
  Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
        sus flores se abrirán.
  Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
        ¡esas... no volverán!
  Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
        tal vez despertará.
  Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido...; desengáñate,
        ¡así... no te querrán!

El domingo llega a su fin y con él la última semana de exámenes... ¡¡Esperadme!! ¡¡Vuelvo en 5 minutos... digo, días!!

xxx

2 comentarios:

Rebeka dijo...

Te estaremos esperando!!

Un poema precioso!!;-) Es triste, pero como nos han querido algunas personas de nuestra vida nadie más nos querrá!!

Y ser conscientes de ello...

Un abrazo gigante amiga!!

Ana dijo...

Recuerdo este bello poema de mi niñez, en las clases de lengua. La poesía siempre ha sido mi "asignatura" pendiente, aunque poco a poco voy cogiéndole el gustillo.

Este en concreto me deja un sentimiento muy agradable, sencillo y lleno de verdades.


Gracias por hacerme recordarlo.
Un beso :)